El flaco del pueblo

El flaco del pueblo

Este flaco las ha pasado duras como el común de la sociedad chilena. Todos lo conocemos por su faceta de comediante, pero también es bombero, rescatista y filántropo, siendo presidente de su ONG Voluntad Pura.

Mucha gente desconocía su rol como rescatista hasta antes del 18 de octubre de 2019. En ese sentido, El Flaco siempre mantuvo un perfil bajo y alejado de lo mediático a gran escala, pues lo único que le convoca ahora es ayudar a la gente.

Durante el estallido social se lo ha visto muy activo. Desde el primer momento se acuarteló como bombero y prestó ayuda a los vecinos de San Bernardo. Algunos días más tarde, fue contactado por la brigada de Rescatistas Voluntarios que se agruparon en diversos puntos próximos a la zona cero para socorrer a los heridos producto de la represión de Carabineros.


Su jornada habitual va desde las 16 horas hasta las 22 horas. Son horas de mucha intensidad. En un entrevista dada por Paul Vásquez a The Clinic destaca lo siguiente:

-Es complicado lo que pasa ahí, mucha sangre, mucho trauma ocular, mucho desprendimiento de oreja, muchos lesionados, muchos ahogados, mucha piedra, mucha lacrimógena, mucha gente, mucha juventud. Una juventud transgresora, una juventud valiente, sin miedo.


Los inicios de Paul Vásquez

Junto a Mauricio Medina empezaron a realizar humor en la calle. Ese entorno le permitió construir su carrera, y luego debido a su éxito crearon una serie de vídeos a los que nombraron Cementerio Pal’pito (sic) (parodia de Cementerio Maldito), los cuales los llevaron en el año 1996 apareciendo dos noches en el Festival de la Canción de Viña del Mar en donde alcanzaron su éxito y un récord jamás visto en la historia del festival: 42 puntos de rating. Este éxito los llevó a trabajar como humoristas en Mega y TVN, además de continuar publicando vídeos como Matriz Recagado (sic) (parodia de Matrix recargado).


El flaco y su rehabilitación

Las drogas estuvieron presentes durante diversos tramos de la vida de Paul, lo cual incidió en las sucesivas separaciones de los Dinamita Show. A principios del 2004, Paul fue condenado a 301 días de reclusión nocturna y realizar un compromiso para rehabilitarse.

Su rehabilitación ha tenido su coronación en las calles que lo vieron crecer como humorista. El Flaco ahora es presidente de su ONG de rescatistas, Voluntad Pura, con quienes ha participado en rescatar a personas en desastres naturales.

En 2019 y 2020, con su equipo de su ONG, ha rescatado a cientos de compatriotas chilenos afectados por la fuerte y desproporcionada represión por parte de Carabineros.